Aumentar la actividad física después de los 65 años reduce el riesgo de infarto cardíaco

Mantener y sobre todo aumentar la cantidad o la rapidez de la actividad física después de los 65 años puede mejorar el bienestar eléctrico del corazón y reducir el riesgo de infarto cardíaco, según concluye un nuevo estudio publicado en Circulation: Journal of the American Heart Association.

 

En grabaciones de monitores cardíacos tomadas durante cinco años, los investigadores vieron que las personas que caminaban más y más rápido y pasaban más tiempo de ocio físicamente activos registraban menos ritmos irregulares del corazón y una mayor variabilidad de la frecuencia cardíaca que aquéllos que eran menos activos.

La variabilidad de la frecuencia cardíaca es la diferencia en el tiempo entre un latido y el siguiente en la vida cotidiana. “Estas pequeñas diferencias están influenciadas por la salud del corazón y del sistema nervioso que lo regula”, apunta la autora principal de este estudio, Luisa Soares-Miranda, investigadora en la Escuela de Salud Pública de Harvard, en Boston (Estados Unidos), y en la Facultad de Deporte de la Universidad de Oporto, en Portugal.

“Las primeras anomalías en este sistema son recogidas por cambios en la variabilidad de la frecuencia cardíaca, y estos cambios predicen el riesgo de ataques cardíacos futuros y la muerte”, agrega. Los investigadores evaluaron 24 horas de grabaciones de monitores cardíacos de 985 adultos (de 71 años de media) que participan en el Cardiovascular Health Study, un gran estudio de los factores de riesgo de enfermedad cardíaca en las personas mayores de 65 años.

A más actividad, mejor variabilidad de la frecuencia cardíaca

Durante la investigación, los autores vieron que cuanta más actividad física se realice, mejor será la variabilidad de la frecuencia cardíaca. Así, los participantes que aumentaron la distancia o el ritmo de la marcha durante los cinco años de análisis presentaban una mejor variabilidad de la frecuencia cardíaca que los que redujeron la cantidad y la rapidez con la que caminaban.

“Cualquier actividad física es mejor que nada, pero mantener o aumentar su actividad añade beneficios para el corazón a medida que se envejece”, concreta Soares-Miranda. “Nuestros resultados también sugieren que estos cambios beneficiosos caen cuando se reduce la actividad física”, añade.

Los investigadores calcularon que la diferencia entre los niveles más altos y más bajos de actividad física se traducirían en un riesgo estimado de un 11% menor de ataque cardíaco o muerte súbita cardíaca. “Así que si usted se siente cómodo con su actividad física habitual, no la ralentice o disminuya a medida que envejece, trate de caminar más o a un ritmo más rápido y, si no está físicamente activo, nunca es demasiado tarde para empezar”, aconseja Soares-Miranda.

Fuente: Run & Walk

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s