4 razones para hacer estiramientos

Nos ponemos muy pesaditos con este tema de los estiramientos. Pero ciertamente, el estiramiento es un ejercicio de prevención básico. Tras una sesión de entrenamiento, una carrera, una jornada de escalada o un pateo, estirar es fundamental. No, no pasa nada si no estiras ese día, o mejor dicho, puede que no pase nada. Lo que estás consiguiendo si dejas de estirar un día, y otro, y otro…es comprar cupones para la lotería de las lesiones. También te apuntarás a la cola de la pérdida de elasticidad y a la de las lesiones musculares. Puede que no te pase ese día que no has estirado. Puede que al día siguiente tampoco, pero el día que menos te lo esperes aparecerá la lesión, y entonces vendrán las lágrimas.

estiramientos2

Estirar y estirar bien.

Al estirar estás facultando a tu organismo a transportar los nutrientes por todo tu cuerpo. ¿Para qué? ¿Por qué? Estos nutrientes son la gasolina que el cuerpo utilizará para curar pequeñas lesiones que se producen durante la práctica de cualquier ejercicio físico. Además. ayuda a la eliminación del ácido láctico acumulado en el tejido muscular.

Poniéndonos pelín técnicos: Existe la necesidad de estirar para ayudar a que lo iones de calcio regresen a sus depósitos originales para así evitar la rigidez de después del entreno. Los iones de calcio actúan como una especie de imán sobre los filamentos musculares. Su liberación activan las fuerzas de atracción que provocan la contracción. Si no eliminamos esos iones de calcio después del entreno, la contracción se mantendrá y vendrá el agarrotamiento, (calambres, roturas, etcétera…).

Estas son las 4 razones para hacer estiramientos.

1. Evita lesiones futuras.

Un músculo rígido está expuesto a una rotura. Un músculo elástico es un músculo fuerte. Si evitamos el estiramiento después de someter a un músculo a contracciones continuadas, estamos exponiendo a ese músculo a romperse. La liberación de calcio, (y magnesio), comentada anteriormente y su eliminación de la zona muscular debe formar parte de nuestra actividad física. Si entendemos, (simplificando), que al realizar ejercicio ese calcio se libera y al estirar se “elimina”, asumiremos de mejor forma la necesidad del estiramiento.

2. Influye en tus articulaciones.

La unión de los tendones, músculos y huesos. Todo ello conforma y permite el movimiento. Un músculo con alta capacidad de estiramiento permite una mejor movilidad. Es lógico pensar que un músculo lesionado o contraído repercute negativamente en el movimiento de extremidades. Pensar que una lesión muscular se encuentra aislada del resto del movimiento del cuerpo es un error.

3. La memoria del músculo.

Para bien y para mal el músculo tiene memoria. La creación de fibras musculares, (que se produce durante el ejercicio), permanece con el tiempo. Las roturas y lesiones musculares, (si no son atendidas), también. Un músculo castigado, maltratado y contraído lo será siempre, no sólo después de un entrenamiento. Si no mimamos y cuidamos nuestra musculatura ella no se curará sola. Una mala alimentación, falta de hidratación y falta de estiramiento provoca que el músculo se atrofie. La alimentación influye en el momento en el que al cuerpo le podemos llegar a obligar a consumir músculo ante la falta de otra fuente de energía.

4. Aumento del flujo sanguíneo.

Sí, claro, por los músculos también circula la sangre. Como decíamos al principio, los nutrientes que a partir de la  alimentación y la hidratación  introducimos en nuestro cuerpo, son fuente de energía también para los músculos. Imaginemos un músculo contraído, (ejercicio), por donde fluye la sangre y los nutrientes. El efecto de la contracción es similar a la acción de doblar una manguera. El estiramiento desatasca esa “manguera” por donde nuestra sangre transporta a los nutrientes que ayudarán al músculo a regenerarse. Si mantenemos la contracción la llegada de nutrientes será menor y la lesión muscular estará a la vuelta de la esquina.

Conclusiones

Trata a tu músculo como si  fuera una herramienta de trabajo. Probablemente la más importante. Un músculo contraído te provocará lesiones, una recuperación más lenta y en definitiva menos días de entrenamiento. Más frustración y por última más infelicidad.

Fuente: Diario Mistral

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s