Ampollas: conoce sus causas y aprende a evitarlas

ampolla_fascitis_plantar

De todos es conocida las lesiones de pie en cualquier corredor habitual, senderista o aficionado a algún deporte, como puede ser la fascitis plantar, inflamación en el tendón de Aquiles, agujetas, inflamación de tejidos etc., pero ¿quién no ha tenido nunca una ampolla?

En muchos casos no se les da tanta importancia porque no se consideran lesiones como tal, pero hay que tener muchísimo cuidado con ellas, ya que nos pueden molestar y doler bastante, lo que provocará que estemos alejados de nuestro entrenamiento por una época, y esto en muchas ocasiones lo podemos prevenir.

Por eso vamos a analizar las causas que provocan la aparición de las ampollas y vamos a ver como poder prevenirlas.

La ampolla es una acumulación de líquido que puede aparecer en muchas zonas de nuestro cuerpo, pero que normalmente aparecen en el pie. En muchas ocasiones apenas las notamos, pero pueden venir acompañadas de dolor, y con una gran molestia que nos fastidiará y nos alejará del entrenamiento habitual.

Hay mucha gente que dice que es aconsejable eliminar el líquido de la ampolla, otra que indicará que hay que dejarla tal y como está hasta que desaparezca. Lo que más se ha recomendado es abrirla con cuidado por la parte inferior para poder realizar un drenaje total, desinfectarla y limpiarse. También se puede realizar una aguja y hacer que un hilo haga que salga el líquido que contiene, con lo que evitamos que pueda causarnos dolor.

Lo que está claro es que no hay que arrancar la piel de la ampolla, ya que esta nos protege de la carne viva, y es nuestra mejor protección. Si hemos perdido la piel y no hay otra opción, podemos utilizar un apósito hidrocoloide.

¿Cuáles son las causas que provocan la aparición de las ampollas?

– La humedad es una mala aliada de las ampollas, ya que es una de las causas de que estas aparezcan. Cuando estemos realizando una marcha a bici, corriendo, senderista, etc. y llevemos los pies sudados y húmedos, deberíamos de cambiarlos para evitar la aparición de estas ampollas.

– El calzado nuevo, en muchas ocasiones las provocan. Hay que ir poniéndolo poco a poco y no en largos recorridos de tiempo.

– El calor también hace que aparezcan las ampollas, por lo que un pie con un exceso de temperatura puede correr el riesgo de padecer ampollas.

– La fricción con el suelo, el rozamiento constante es una de las causas más comunes de la aparición de las ampollas. Como ya vimos, esto también provocaba la aparición de la fascitis plantar, y es que el rozamiento continuo es muy perjudicial para nuestro pie, por lo que hay que cuidarlo más e intentar evitar esta rutina, o cambiar de postura en el caso en que sea posible cuando notemos símbolos de dolencia.

Consejos para prevenir la aparición de ampollas

– Varias marcas venden un tipo de apósito que se coloca en la zona de aparición de las ampollas, y evitan que estas aparezcan. No es bueno abusar de ellas y colocarlas en cualquier parte, pero si somos propensos a la aparición de ellas en una determinada zona, es bueno colocarlas.

– Utilizar calcetines de algodón o de tejidos que ayuden a traspirar el pie y que sean de nuestra talla.

– Utilizar calzado que no nos venga muy grande y que tampoco nos esté pequeño y nos apriete, hay que tener una talla a nuestra medida.

– No tener el calzado demasiado apretado.

– Airear el pie. Esto evitará que tengamos exceso de calor en el pie y así evitaremos la aparición de las ampollas.

– Importantísimo no estrenar zapatillas el día de una carrera o el día de un duro entrenamiento. Lo mismo con cualquier tipo de calzado, no estrenarlo un día que sepamos que vayamos a andar o recorrer demasiado.

Si aun así con todos estos consejos no conseguimos evitar la aparición de las malditas ampollas y somos muy propensos a ellas, lo mejor es consultar a un buen podólogo y que él valore, seguramente estaremos saltando alguno de estos pasos o alguna de las causas que las provocan, sin darnos cuenta.

Ya sabéis, es muy importante prevenir las lesiones de pie como puedan ser la fascitis plantar, tendinitis, tendón de Aquiles etc., pero las lesiones “menores” como las ampollas pueden dejarnos también fuera de entrenamiento por una buena época, por lo que tenemos que tener mucho cuidado con ellas.

Fuente: running.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s