Entrenamiento y chequeo, esenciales para hacer deportes

5-maraton

El ejercicio físico previo es básico para evitar riesgos de cara a actividades con fuerte desgaste. Un control cardíaco completo al año también es necesario para los deportistas aficionados.

Los beneficios que trae aparejada la actividad física a la enorme mayoría de las personas son indiscutibles.

Mejor rendimiento cognitivo con impacto en la memoria, la atención y la percepción; liberación de endorfinas que favorecen un mejor estado de ánimo; reducción de la tensión arterial; mejora del tono muscular; disminución del riesgo cardíaco y de sufrir de osteoporosis, son sólo algunos de ellos.

A nivel cardiovascular, de hecho, el sedentarismo es un factor de riesgo tan importante como el tabaquismo, según aseguran los cardiólogos.

Sin embargo, realizar actividades deportivas que implican un esfuerzo físico considerable, como correr un maratón (42 kilómetros) o un medio maratón (21 kilómetros), así como determinadas actividades de trekking o montañismo, requieren preparación previa para evitar situaciones que pueden poner en riesgo la salud e incluso la vida. Y esto, al margen de que se trate de personas jóvenes o de más edad.

Así lo advirtieron profesionales consultados por este diario, luego de que la ecuación que vincula a la salud con el deporte se pusiera en foco tras la muerte súbita de un joven ocurrida durante el transcurso de un medio maratón que se corrió en Córdoba anteayer.

Por qué puede pasar

“Hay estudios realizados sobre los maratones que se corren en Nueva York y en Boston de los últimos 15 años, que son multitudinarios, y si bien ocurren episodios de este tipo, no son frecuentes”, señaló el cardiólogo pediatra Víctor Francucci, quien también es profesor de educación física y fondista.

Para que se produzca la muerte súbita, según precisó el cardiólogo, debe existir una condición cardíaca preexistente no diagnosticada.

“Se trata de anomalías congénitas, entre las cuales las más frecuentes son la displasia arritmogénica del ventrículo derecho; las miocardiopatías (en especial hipertróficas); anomalías coronarias; y estenosis aórticas”.

La mayoría de ellas habitualmente no presenta síntomas, y pueden ser diagnosticadas a través de un chequeo cardíaco que incluya un electrocardiograma, una ergometría y un ecocardiograma doppler color.

Sin embargo, la displasia sólo puede detectarse a través de un estudio cardíaco específico y no rutinario (arteriografía cardíaca), informó Francucci.

“Si hay suerte, estas patologías pueden dar algún tipo de síntomas como arritmias (palpitaciones), pero eso en general no sucede y el síntoma es directamente la muerte súbita”, indicó el cardiólogo.

Hacerlo, pero prepararse

Para evitar riesgos, el profesional advirtió que toda persona que realice actividades deportivas en forma amateur debe realizarse un chequeo cardíaco completo una vez al año, a lo que también se suma una evaluación clínica.

“De esa forma se pueden detectar la mayor parte de los problemas”, dijo. Los requerimientos son distintos (mucho mayores) cuando se trata de deportistas de elite o profesionales.

Pero no se trata sólo de controles: no es posible, y mucho menos aconsejable, pasar sin escalas de ser una persona sedentaria a correr un maratón, o realizar una actividad física que someta al cuerpo a un fuerte esfuerzo y desgaste. La advertencia fue realizada por el cardiólogo y también por el licenciado en educación física, y especialista en fisiología del ejercicio, Pablo Bulacio,

“Hacer eso implica un riesgo innecesario, aunque a la mayoría no le pase nada”, subrayó Francucci.

“Un maratón o un medio maratón son carreras de resistencia de larga duración, que significan un compromiso cardiovascular importante, y si no hay una preparación previa adecuada para ese esfuerzo, pueden surgir problemas”, advirtió Bulacio.

“Correr es bueno y saludable, pero requiere un entrenamiento y una metodología que permita que las estructuras físicas se vayan adaptando al esfuerzo al que se va a someter al cuerpo”, señaló. Y enfatizó que debe ser personalizado, según las características de cada persona, y conducido por profesionales.

“Lo que pasó no debe desalentar la actividad ni producir miedo, pero sí generar conciencia sobre cómo hacerlo”, dijo.

Lo que hay que saber

Preparación. Antes de encarar una actividad física que demande un intenso esfuerzo, se requiere preparar al cuerpo para ello, en forma progresiva y personalizada.

Chequeo. Los deportistas aficionados deben realizarse un chequeo cardiológico completo una vez al año.

Saber cuándo parar. Detenerse sin demora si hay signos de malestar al correr o hacer ejercicio.

Fuente: La Voz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s