Decálogo del buen excursionista

13957471817275

“Salir de excursión es muy fácil y está al alcance de cualquiera. Sin embargo, esto no significa que valga con echarse a andar por un camino. Por sencilla que sea la marcha, hay que tomar unas precauciones mínimas que evitarán que tengamos problemas”, dice Alfredo Merino, responsable de nuestro blog de excursionismo Al aire libre. Su nuevo libro es El manual del buen excursionista, una completa guía sobre senderismo, trekking y otros deportes de caminata. Ha seleccionado 10 consejos básicos para disfrutar con seguridad de nuestros paseos y salidas al aire libre.

1. Elección cuidadosa

Además de las dificultades objetivas y de esfuerzo del recorrido, ten en cuenta las condiciones ambientales (presencia de nieve, hielo, etc) y las previsiones meteorológicas (nieve, viento, niebla, etc) para todo el tiempo que dure la salida.

2. Conoce tus límites

Conoce tus propias limitaciones, tanto físicas como psíquicas, y actúa en consecuencia, calculando con objetividad y realismo el recorrido y los horarios a efectuar. Es preferible calcular por defecto que por exceso, así nunca llegaremos a nuestro límite. Esto evitará acometer una actividad que te supere, poniendo en riesgo además de tu integridad la de quienes te acompañen y, si llega el caso, la de los rescatadores. Dosifica tus energías para que duren toda la jornada. Una salida no termina hasta regresar al coche o a casa.

3. No vayas solo

Por corta que sea la marcha, nunca vayas solo. Comunicar a alguien antes de salir el recorrido y horario previstos. En caso de accidente, no dejar solo al herido a no ser por extrema necesidad y con las mayores garantías: asegurándose de su situación con la mayor precisión, dejándole completamente fijado al lugar para que no caiga o se desplace y resguardado y con agua y ropa de abrigo suficientes.

4. Con la ropa adecuada

Lleva siempre la vestimenta adecuada. Ropa ligera y cómoda. Ponte siempre en el peor de los casos, aunque las previsiones de la méteo sean buenas, en la montaña el tiempo cambia de forma radical en muy pocas horas. Siempre hay que llevar un chubasquero, incluso en los días más calurosos del verano. No olvides cumplir con la regla de las cuatro G: llevar siempre gafas de sol, gorro, gorra y guantes, que en invierno se convierte en la regla de las cinco G, al añadir los guetres (polainas para evitar que entre la nieve dentro de nuestras botas). Pon especial atención con el calzado y los calcetines.

5. Evita cosas innecesarias

Haz la mochila con cabeza. Lleva todo lo que puedas necesitar, pero no acarrees cosas inútiles. Son imprescindibles una manta térmica y un botiquín básico donde no falten tiritas antiampollas, paracetamol, colirio, antiinflamatorio y antialérgico.

6. Comida la justa

No lleves excesiva comida. Debe ser de fácil digestión, energética y poco pesada. Barritas y geles energéticos, frutas secas, chocolate y productos ricos en hidratos de carbono son los recomendables. Llevar comida copiosa te producirá problemas digestivos y perderás mucho tiempo al comerla.

7. Agua abundante

Lleva una cantimplora para agua de un litro como mínimo. Debe ir dentro de la mochila y en posición vertical. Verifica que esté perfectamente cerrada, para que no te moje el equipo que lleves. Evita beber agua de los arroyos. Bebe cada 20 minutos, aunque no tengas sed, evitará que te deshidrates y aparezcan problemas físicos como agotamiento y calambres.

8. Teléfono móvil imprescindible

Lleva el móvil encendido, con plena carga y una batería de recambio. Grábate el número de emergencias: 112. Asegúrate de que no se va a mojar durante la excursión. El servicio de WhatsApp es hoy la primera herramienta para localización y salvamento de personas extraviadas y heridas en la montaña y el aire libre. El llevar móvil y la consiguiente seguridad de nuestra geolocalización no debe impulsarnos a acometer actividades que no haríamos sin esta herramienta.

9. Respeta el medio natural

Deja la naturaleza como te gustaría encontrártela. No dejes ningún residuo y, si puedes, llévate la basura que te encuentres. No cojas nada de la naturaleza (animales como insectos; vegetales como flores, frutos y musgos; rocas y conchas).

10. Respeta a los locales

Respeta las costumbres locales de los lugares que visites. Cierra las fincas que atravieses, camina sin algarabía, respeta los caminos, no vayas campo a través, etcétera.

Fuente: Metropoli

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s